Entrar

SCREEN

Cpanel

anuestrosninos

    1. Rondas de enamorados
    2. Corridiño
    3. Rondeña de Castilblanco
    4. El chiquinín
    5. Ronda de los pueblos de Gredos
    6. A nuestros niños
    7. Fandango extremeño
    8. De ronda
    9. El tirapié
  10. La jota jota
(pinchar sobre el icono PDF para descargar la letra)

 


    Berezo es un sonograma o fotografía del reflejo del sonido a través de ondas acústicas por medio de un elemento parasitario de estructura similar al que viene después, en este caso la vocal e. Así es como la sabiduría popular convierte el brezo, el duro y áspero arbusto de las ericáceas, en el dulce y melodioso berezo.

    Las vidas de la sierra y de Madrigal corren paralelas en un fluir compartido. Las aguas de Alardos besan las tierras y la tierras mordisquean las aguas; de Gredos a Madrigal una tonada viene y va, impregnada de los melismas de la sierra. La música es la más sencilla expresión del pueblo, pero profundamente bella y sentida desde el fondo de los siglos.

  El grupo BEREZO saca “A nuestros niños” a la puerta de un chozo. En La Vera se dice que “quien tiene un chozo, tiene un tesoro”. Un verdadero tesoro ofrece BEREZO en su segunda floración. Un año después de su debut, BEREZO, en su segundo álbum, realiza una espléndida revisión de viejas canciones. Y lo hace con un diálogo fecundo entre pasado y presente, que hace emerger la fuerza intemporal de los sentimientos cantados en Madrigal desde un fondo pastoril. Asentada la “barra” en la cumbre, desde Gredos ulula un viento que trae, con pasos apresurados, el sonido de la bandurria, guitarra, laúd, castañuelas, palos, pandereta, almirez, yerrillos y botella labrada. La brisa nos embriaga con el aroma de la manzanilla, pero también nos regala metáfora y poesía. Desde el cielo bajó la hermosura. Y la mujer es, a la vez, clavel, clavellina de primavera, flor, flor blanca de oliva, junco, yerbabuena, almendro florido, geranio, rosa, rosita temprana, ruiseñor, reina de palacio y morenita como la Virgen de Guadalupe.

    BEREZO bucea en la memoria colectiva del pueblo. Como si una boda doblase la esquina de una calle, en “Rondas de enamorados” y “De ronda” el aire saltarín hace avivar el paso, se salta y el grupo se deshace para bailar la jota. “Corridiño” es un tema instrumental que, como “El candil” , merecería ser la sintonía de cualquier programa de radio. “Rondeña de Castilblanco” afirma las señas de identidad extremeña del grupo. En “El Chiquinín” el grupo destaca por la viveza en un tema universal del folklore popular. “Ronda de los pueblos de Gredos” es la afirmación religiosa de los habitantes de la sierra. “A nuestros niños” es un popurrí con una hermosa puesta al día y un guiño a las canciones infantiles, donde el canto y el ritmo van indisolublemente unidos. “Fandango extremeño” es un trabajo conjuntado y compacto. En “El tirapié”  hay muestras de una sana ironía. “La jota, jota” es una hermosa versión, con “pellizco” y emoción, de las especies folklóricas más briosas, fuertes y representativas de la música popular hispana, esa clase de baile que se ejecuta a saltos o a brincos.

    Ya no hay dudas. Madrigal no es un madrigal, pero sí es una reguera con rumores musicales. BEREZO lo atestigua con calidad, pureza y sentimiento.

 

Eusebio Vaquero Rubio

 

jerigonzas

 

degredosaltajo

 

anuestrosninos

 

aires serranos

 

laveracanta